Felixistas y nuñistas se reparten el “cadáver putrefacto” de Morena en Guerrero, acusa Sergio Montes.

  • Inminente la llegada de Cuauhtémoc Ney como “delegado con funciones de presidente”, señala el fundador del partido, y acusa que se ha retrasado el anuncio oficial del nombramiento porque ambos grupos se están repartiendo las carteras del comité estatal

Por Francisco Javier Flores V.

ACAPULCO, Gro., octubre del 2021.- Luego de dar como un hecho la llegada de Cuauhtémoc Ney Catalán a la dirigencia del partido Morena en Guerrero bajo la figura de “delegado con funciones de presidente”, el ex representante de dicho instituto político ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Sergio Montes Carrillo, señaló que “felixistas” y “nuñistas” se están repartiendo “el cadáver putrefacto en que se ha convertido el partido”.

En entrevista para un noticiero radiofónico, Sergio Montes acusó que esa ha sido la causa por la que no se ha hecho oficial el nombramiento de Cuauhtémoc Ney, un personaje ligado al senador Félix Salgado Macedonio, padre de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda y de quien se asegura es el gobernador de facto o el poder tras el trono.

De entrada, Montes arremetió contra el ahora ex dirigente Marcial Rodríguez Saldaña, recién nombrado secretario de Educación en la entidad. “Solamente en la mente tenebrosa de ese personaje era “secretario con funciones de presidente”, esa figura nunca existió, ni existe, era un vil administrador burocrático que pedía gastos para hacer las cosas y era, junto con toda esta mafia que se ha formado en el partido, quien estuvo usufructuando las candidaturas en este pasado proceso electoral”.

Y ante el necesario relevo, apuntó que el nombramiento de Cuauhtémoc Ney forma parte de “una apuesta muy amplia que está haciendo el partido a nivel nacional. No somos el único estado en que la presidencia se le están entregando al gobernador en turno, prácticamente en los 11 estados donde ganó Morena, el gobernador está colocando al presidente del partido, con la figura que tampoco está en los estatutos, de “delegado con funciones de presidente” (porque) ven la debilidad de muchos gobernadores y están colocando a sus peones en ese tablero de la política, para que los acompañen en el ejercicio político, porque la debilidad es muy grande, muy profunda”, expresó.

Es en ese contexto, abundó, en que se enmarca la llegada de Ney a la dirigencia estatal de Morena, para lo cual los grupos del senador Félix Salgado y el creado por el extinto César Núñez Ramos (a quienes llama nuñistas) están repartiéndose las carteras que desde hace mucho tiempo se encuentran acéfalas.

Explicó: “Morena tiene 12 secretarías y una presidencia en el comité estatal, de esas funcionaban unas tres, todas las demás están sin nadie, acéfalas, y eso es lo que ha retrasado (el nombramiento oficial de Ney), que los nuñistas quieren repartirse el cadáver putrefacto que es el partido, junto con los felixistas, porque ya se acostumbraron al dedazo”. Añadió que con ese tipo de prácticas “han envilecido al partido, lo han corrompido, estableciendo como una forma corrupta la designación directa, sin tapujos, sin miedo, sin nada, de una manera tan brutal, tan bárbara, que estamos regresando a los años 60, 70, de un partido (en ese tiempo el PRI) donde se decidía por una o dos personas, eso es lo que se está haciendo, como los delincuentes que se reparten el botín, están viendo qué le toca a cada quien, porque ellos en el tema principal están viendo hacia el 2024, porque quieren ser candidatos”.

Y prosiguió: “La pregunta aquí es lo que muchas veces no les gusta oír: ¿Quiénes están interviniendo en todo esto? Sin lugar a dudas el senador Félix Salgado; el delegado de los programas federales de Bienestar, Iván Hernández Díaz; el diputado Alfredo Sánchez Esquivel, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local; el que fue presidente municipal de Zirándaro, Gregorio Portillo, así como los diputados “dedócratas” que llegaron en la lista de plurinominales, ellos son los que se están repartiendo el cadáver putrefacto del partido, los nuñistas y felixistas, sin lugar a dudas”, reiteró.

A pregunta del entrevistador, Sergio Montes lamentó que Morena se haya convertido en lo que en algún momento padeció el Partido de la Revolución Democrática (PRD), y que lo llevó a debilitarse de manera significativa.

“La descomposición de un partido político es cuando se pierden los ideales y los principios, cuando no se acostumbran a la vida democrática interna”, sentenció, por eso dijo que es importante que la militancia conozca la situación de Morena en estos momentos; “estamos cayendo en una situación de corrupción, entorpeciendo el proceso democrático de un partido que está en el poder, que ganó la presidencia, la gubernatura y varios ayuntamientos”, pero que está colocando en la dirigencia “a personas sin ningún arraigo, que no han tenido vida interna en el partido, no lo conocen y no tienen ni idea de cómo se fundó”, remarcó Sergio Montes.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.